Museo de la Caña de Azucar

0

EL MUSEO

El Museo de la Caña de Azúcar, forma parte de la hacienda Piedechinche, localizada a 42 kilómetros de Santiago de Cali, entre los municipios de Palmira y  El Cerrito (Ver mapa). La región tiene una temperatura promedio de 23°C y está situada a 1.100 metros sobre el nivel del mar. Esta zona del departamento de Valle del Cauca fue la cuna de los primeros trapiches de importancia que dieron origen a la industria azucarera.

La casa de la Hacienda Piedechinche, construida en el siglo XVIII, es una típica muestra de la arquitectura vallecaucana de la época de la colonia. Los muebles y objetos decorativos, corresponden al siglo XIX y principios del siglo XX, adquiridos de diferentes colecciones del País, son característicos de una vivienda antigua.

 

Casa Colonial

La Casa Colonial, fue construida en  1715. Con paredes de adobe, techos altos que hacen de la casa un sitio fresco. Fue construida por José Sebastián Borrero y Josefa Costa, quienes habitaron la hacienda por cuatro generaciones, hasta 1880.  Posteriormente fue adquirida por el señor Rodolfo González, él y sus descendientes la habitaron hasta 1939, fecha en la que fue comprada por los señores Moisés Seignet y Abraham Blanco quienes en 1942 la vendieron a La Central Azucarera del Valle hoy Ingenio Providencia S.A.

Arquitectónicamente corresponde a una casa de hacienda con diseño en forma de cruz, a lo largo de dos ejes con anchas paredes de adobe, pisos en ladrillo, altas techumbres de madera rolliza y teja de barro, de color blanco para dar frescura y luminosidad a los espacio. Rodeada de acequias que impedían el paso de animales rastreros al interior de la vivienda. Perdurando las técnicas constructivas de la colonia.

Historia

Testigo de luchas, de grandes y pequeños sucesos familiares, de tradiciones y costumbres que marcaron el diario acontecer de la comarca a través de distintos y significativos períodos, podría decirse que Piedechinche ha ido del brazo con la historia. Inicialmente, como residencia de un representante de la corona española y al mismo tiempo cuna de hombres que lucharían por su independencia.

Finalizado el período colonial, como escenario de batallas durante las guerras civiles del siglo XIX y por último como típica hacienda de trapiche en donde las faenas de molienda, fabricación de mieles, panela y azúcar de pan, constituían el centro de actividades de la casa.

Las referencias más antiguas de Piedechinche, halladas en el curso de la investigación histórica que realizó  Ingenio Providencia para el Museo de la Caña de Azúcar, datan de finales del siglo XVIII , cuando habitaban en ella los esposos José Sebastián Borrero y Josefa Costa de Borrero, época que coincidía, según los expertos, con las características arquitectónicas de la casa, evidentemente más evolucionada que otras del mismo sector como San Jerónimo, La Concepción de Amaime y el Alisal, cuyos nombres aparecen en documentos del siglo XVI y XVII.

HISTORIA DE LA CAÑA DE AZÚCAR

La caña de azúcar es uno de los cultivos más antiguos del mundo. Se cree que  hace unos 3.000 años era utilizada como un tipo de césped en la isla de Nueva Guinea y de allí se extendió a Borneo, Sumatra y la India.

Cristóbal Colón introdujo la caña en América en su segundo viaje (1493) a la Isla de La Española, matas que no prosperaron. Tan sólo en 1501 fueron introducidas plantas que sí crecieron. El éxito de las plantaciones de azúcar en  Santo Domingo llevó a su cultivo a lo largo del Caribe y América del Sur.

En Colombia se plantó por primera vez en Santa María La Antigua del Darién en 1510. Pedro de Heredia, fundador de Cartagena, introdujo la caña en la Costa Atlántica alrededor de 1533 y posteriormente Sebastián de Belalcázar, fundador de Santiago de Cali, la plantó en el Valle del Cauca, en su estancia en Yumbo en 1541.

Hacia 1550 se fundaron tres ingenios a orillas del río  Amaime y desde esta región se envió azúcar y miel a Panamá en 1588. Para 1721 había en el Valle del Cauca 33 trapiches en funcionamiento. La caña cultivada en ese entonces se denominó criolla, originada de las cañas traidas por los españoles. Durante su visita a nuestro País el sabio alemán, Alexander Humboldt, recomendó a los hacendados vallecaucanos la variedad Tahití u Otahiti la cual fue introducida al Valle del Cauca entre 1802 y 1808 y se esparció por el territorio colombiano.

LOS PRIMEROS INGENIOS

Un paso importante en el desarrollo azucarero del Valle del Cauca fue el establecimiento por parte de Santiago Eder en 1867 de un molino de 3 masas horizontales, accionado por rueda de hierro que giraba con el impulso de las aguas del río Nima. Se puede afirmar que la moderna industria azucarera colombiana se inició el 1 de enero de 1901 al inaugurarse en Palmira la fábrica de azúcar blanco granulado del actual Ingenio Manuelita con centrífugas y equipos a vapor importados de Escocia, los cuales subieron la capacidad de molienda hasta 50 toneladas de caña cada doce horas.

Atención al Público

El Museo está abierto al público todos los días de 9:00 a.m. a 4:00 p.m.
Los recorridos tienen una duración promedio de una hora cuarenta y cinco minutos.
No se permite tomar fotos con flash u otra luz artificial en la sección de arte colonial.
El servicio de restaurante se presta a grupos mayores de 20 personas, previa reserva.

Disfrute del paseo en calambuco, a través de un recorrido entre cañaduzales, en el que fuera el transporte tradicional de los corteros de caña, hacia sus áreas de trabajo (previa reserva).

Nuestras tarifas:

– Entrada general: $8,000
– Niños menores de 5 años: No pagan entrada
*Precios especiales para estudiantes y grupos empresariales

Fuente: Museo de la Caña de Azucar

Share.

About Author

Artículo publicado por el equipo editorial de Primera Plana

Leave A Reply