Papeles – Hablando de La Sagrada Familia

0

Por Juan Fernando Cobo
Especial para Primera Plana

Hace algunos días pasé frente al claustro del Colegio La Sagrada Familia, hoy en proceso de restauración, recuperación y remodelación; enfrascado como todo lo caleño, en una polémica en la que no me interesa involucrarme.

Quiero aclarar que no soy arquitecto y mucho menos restaurador de obras arquitectónicas, ni tampoco experto en patrimonio, ni en bienes de conservación; las opiniones que daré en estas líneas son solo eso, opiniones de un ciudadano preocupado por su ciudad, por la ciudad de sus ancestros.

No, no me preocupa lo que están haciendo con el claustro citado, creo, y repito es mi opinión personal, que están haciendo un buen trabajo, según pude ver recuperaron, restauraron e impidieron que la parte más importante del edificio, la parte original según fotos de la época que he visto, se perdiera para siempre en el olvido.

Preocupante no es que en Cali estemos acostumbrados a hacer bulla, eco y todo tipo de manifestaciones para oponernos a algo, lo cual es válido, pero de igual manera debimos poner el grito en cielo, cuando algunos funcionarios de la Alcaldía de algunas administraciones anteriores autorizaron a desaparecer varios edificios, estos si, emblemáticos de la ciudad, El Batallón Pichincha, la antigua Gobernación del Valle, El Hotel Alférez Real, el edificio Gutierrez Vélez, conocido también como ‘del correo’ o ‘de Avianca’ en el Puente Ortiz, el Hospicio Franciscano de “El amparo” que se demolió para dar paso al Hotel Intercontinental, o el Instituto Óscar Scarpetta, recientemente demolido para ampliar las instalaciones del Centro Médico Imbanaco y muchos otros; y para no ir más lejos en los recuerdos,… la casa de Jorge Isaacs a pocas cuadras del parque en donde está La Sagrada Familia.

Interior del claustro de la Sagrada Familia en proceso de restauración y recuperación

Personalmente creo que este nuevo uso que se le dará al claustro de La Sagrada Familia, además de protegerlo del paso del tiempo, dará nueva vida al barrio El Peñón, será una gran fuente de empleos directos e indirectos, aportará importantes espacios a la cultura local, y será un importante polo de desarrollo y un referente para Cali.

Miremos las intervenciones que se han hecho con muchos edificios en importantes ciudades del mundo, el Museo del Louvre en París y el Reina Sofía en Madrid, para citar solo dos ejemplos,  edificios antiguos que fueron intervenidos con volúmenes totalmente modernos  y contemporáneos.

Otra de las objeciones es que contamina visualmente al barrio San Antonio, cosa sin razón, por la distancia, altura y ubicación del proyecto; contaminación que sí hace la Torre Estelar y el mismo edificio que se construyó en el patio de la otrora casa del poeta Isaacs.

Estoy de acuerdo con que la Alcaldía se empiece a preocupar por conservar los bienes patrimoniales de nuestra ciudad, pero sugiero que también miren las esculturas y monumentos que parecen no importarle nada ni a la misma Secretaría de Cultura, ni a las oficinas que hoy le atraviesan palos a las ruedas del proyecto de La Sagrada Familia.

Dejemos que la rueda del desarrollo patrimonial y cultural en Cali sea dirigida por funcionarios idóneos que sepan de los temas que les atañen, mucho daño se le hace a la ciudad si se siguen nombrando funcionarios para pagar favores políticos y que realmente son más las cosas negativas que las positivas por las que se les recordará, bueno, si alguien los recuerda!

Tampoco se trata, a mi modo de ver, de que los que no estén de acuerdo con la obra que se está haciendo en La Sagrada Familia la descalifiquen sin argumentos, porque mejor no aportan ideas, aportan soluciones, cambiemos ese ‘chip’ de estar criticando todo pero sin hacer nada, sin aportar nada para el cambio que nuestra ciudad y nuestra sociedad requieren.

Como dije antes, es solo mi opinión.

Share.

About Author

Director de Primera Plana
Artista Plástico y para los que no entienden, Pintor y Escultor

Leave A Reply